Tres consejos para elegir las bebidas de una boda perfecta

La organización de la boda trae consigo muchos detalles: el vestido de la novia, el traje del novio, las invitaciones, el lugar, la decoración, la música, la comida y las bebidas, y si hay algo que los novios siempre quieren es que todo salga perfecto.

En lo que respecta a las bebidas, escogerlas no es nada fácil. No se trata solo de calcular el número de botellas y licores; personalizar este detalle puede hacer la diferencia entre una boda convencional y una a todo dar.

Te presentamos tres consejos muy valiosos a la hora de escoger qué licor dar en una boda:

1. Define el estilo: lo primero será adecuar las bebidas al estilo de la boda y de los novios. Aquí es muy importante tener en cuenta si la boda es de día o de noche y en qué clima se realizará. Esto servirá para decidirse por tragos suaves como mimosas o más fuertes como margaritas, por ejemplo; saber si es mejor ofrecer bebidas refrescantes como mojitos o daiquirís o, por el contrario, bebidas al clima o calientes como vino, brandy o crema de whisky.

Otro factor es si la boda se organiza con un estilo especial. En las bodas vintage, por ejemplo, se acostumbra a disponer mesas de autoservicio de ponches, sangrías, jugos y otras bebidas refrescantes que no se ven en bodas de estilo más formal, en las que las bebidas se sirven a cada invitado en la mesa.

Algunos novios optan por contratar los servicios de un bartender disponible durante toda la fiesta para atender las peticiones de los invitados. Muchas veces la oferta es abierta o muy variada; en otras se dispone de una lista de bebidas predeterminadas por los novios.

2. Organiza por tiempos de consumo: todas las bodas tienen sus etapas y es importante establecer los licores para cada una. La primera etapa es el coctel de bienvenida, para recibir a los invitados mientras los novios se hacen las fotos. Lo más común es ofrecer champagne o una copa de vino; sin embargo, las mimosas y las margaritas pueden ser una opción menos tradicional.

Las otras etapas son la celebración y la comida. Durante la fiesta se pueden ofrecer tragos refrescantes como mojitos, daiquirís, piña colada o gin tonic; para la comida las opciones son aperitivos, bebidas para maridar y digestivos. Los martinis son excelentes para empezar; para el maridaje, el ron añejo es bueno con aves, el whisky con carnes al carbón y, por supuesto, el vino es el acompañante ideal para pescados y mariscos si es blanco y para carnes rojas si es tinto. Entre los digestivos se destacan las cremas de whisky o el white russian, por ejemplo.

3. Diseña un trago emblemático: esta idea cobra cada vez más fuerza. Muchas parejas deciden ofrecer “el coctel de los novios” que puede ser su bebida favorita o algún trago especial preparado con sus colores predilectos o los de la decoración. Este coctel refleja la personalidad y el estilo de los novios y puede ofrecerse para la bienvenida, aunque en algunas ocasiones se continúa sirviendo durante toda la fiesta. ¡Que no se te olvide ponerle nombre!

Ya sabemos que escoger los mejores licores para una boda no es tarea fácil, pero con estos tres consejos estamos seguros de que te irá muy bien. Cerciórate de que las bebidas compaginen con el estilo de tu fiesta, ofrece tragos variados según el momento de consumo y pon a volar tu creatividad para crear un trago emblemático, que hable de ustedes y de su historia. Si no sabes cómo calcular la cantidad de licor para la boda, este link te será de mucha ayuda: https://www.laeuropea.com.mx/bodas_y_eventos/index.php